St George's English Academy/ Blog

¿vuelven las cintas de casete?

lunes, 19 de junio de 2017

¿Quién no se acuerda todavía de los casetes de música? ¿Vuelve la casete?
 
Entre los años 1970 y mediados de los años 1990, el casete  era uno de los dos formatos más comunes para la música pregrabada, junto a los discos.
Técnicamente hablando, consiste en dos carretes miniatura  dentro de una carcasa plástica protectora, entre los cuales se pasa una cinta magnética.

Según cifras de la empresa británica Fairview Duplication, una de las escasas fábricas europeas que  sigue editando viejas cintas de cromo, en sólo cinco años, se han incrementado en un 363 el número de referencias musicales que les han pedido producir en este formato, al pasar de 116 solicitudes en 2012 a 422 en 2016.
Un 10 % de ellos fueron requeridos desde España.

Detrás de este impulso se encuentra Carlos Galán junto a Gema del Valle. Ellos han conseguido que grandes superficies hayan tenido que volver  a incluir la casete  en sus estantes, aunque actualmente, son los conciertos, pequeños comercios y las Web oficiales de los artistas, la principal salida de este tipo de producto.

Fue en la década  de los 90 y con la llegada del CD, especialmente el regrabable, cuando comenzó una lenta y progresiva agonía para la casete, que después de una larga época dorada parecía haber llegado a su peor fin  en torno a 2005.

Y aunque el mundo hoy gira en torno a la tecnología y vamos poco a poco rindiéndonos a las nuevas tendencias en busca de innovación y comodidad, aún existen algunos elementos del pasado que buscan seguir vigentes entre nosotros, mostrando todos sus atributos por sobre las nuevas tecnologías.

El Casete por ejemplo, fue uno de los formatos que revolucionó a la industria en los años 60 y  era en esos años cuando el lápiz bic se volvió el mejor amigo del casete, porque podíamos rebobinarlo manualmente… ¡Apuesto que estás recordando esos tiempos!
St george´s English Academy
Y ya en 2016 recordamos con nostalgia esos días en que intercambiábamos casete con los amigos, borrábamos y re grabábamos una y otra vez los mismos casetes… y de seguro, más de alguno de vosotros tiene un par guardados por ahí ¿o no?

Increíble saber que aún existe y con tanto éxito una industria que muchos creíamos muerta o que ya no estaba vigente. Una buena noticia para quienes aún tienen reproductores de este formato o bien, quieran seguir con su colección de casetes.