St George's English Academy/ Blog

La gran mentira del síndrome post vacacional

martes, 5 de septiembre de 2017

 

Llevo varios días oyendo este tema de conversación con los amigos, en la tele y creo que merece la pena despotricar un poco sobre el tema.

Como el propio título indica, para mí, el síndrome post vacacional es la gran mentira que últimamente llena los espacios periodísticos, las conversaciones, artículos de opinión, debates televisivos, etc. etc. etc. Es algo últimamente normal, en Enero se habla de la cuesta de Ídem, en Junio y Octubre de los problemas de adaptación al cambio horario y la utilidad del mismo. Sinceramente creo que hay televisiones que reutilizan todos estos reportajes para ahorrarse trabajo.
Y claro, la gente oye esta noticia y el victimismo les invade, no les hace mirar más allá, les dicen que es normal que estén jodidos y hasta les parece bien. A ver, que yo cuando volví de vacaciones, también prefería estar tumbado en la playa de Cádiz y salir todas las noches de fiesta antes que estar sentado en mi puesto de trabajo, programando, pero leches, no digo que estoy enfermo, estoy jodido. 
 
Una cosa es que te de pereza volver a trabajar, lo cual es completamente comprensible, ya que si estarías mejor trabajando, no pillarías vacaciones. Pero, de la misma manera que te puede molestar que te den un puñetazo en los morros, nadie se inventa el síndrome de la ostia en la boca. Aunque vete a saber, dale tiempo al tiempo.
síndrome post vacacional
 
Lo que es increíble es que haya sitios que se dediquen a este tipo de cosas, centros en los que te dan apoyo a superarlo, empresas que destinan personal para paliar esto, cuando yo lo veo mucho más sencillo que todo esto.
 
Creo que todos estaremos de acuerdo en que las personas somos animales de costumbres y, al menos a mí, normalmente los primeros días de vacaciones se hacen más largos porque ha habido un cambio de rutina en nuestro día a día y según van pasando los días, se te hacen más cortos. Bien, cuando volvemos a trabajar pasa a la inversa y claro, encima que hemos vuelto a trabajar, los días se hacen más largos y te jode. Pero las depresiones me parece algo tan serio que banalizar con este tema me parece una falacia.
 
No quiero minimizar la gente que supuestamente lo pasa mal con esto, pero creo deberíamos centrar nuestros recursos en algo que realmente merezca la pena y sea necesario, como apoyo psicológico a las personas maltratadas, a la gente que sufre de mobbing, violaciones, muerte repentina de familiares y un largo etc. Quiero decir, bastante mierdas tenemos hoy por hoy encima como para además inventarnos enfermedades nuevas. Creo que en eso estamos servidos, no necesitamos ninguna nueva.
 
No soy psicólogo ni nada parecido, esto es totalmente subjetivo. Si te sientes ofendido, podría decir que lo siento, pero soy plenamente consciente de que esta opinión no es popular, si lo sintiese no lo hubiese escrito.
 
Feliz Vuelta al trabajo.