St George's English Academy/ Blog

David Hockney, el artista británico que cumple 80 años

domingo, 24 de septiembre de 2017
 
DAVID  HOCKNEY
El artista británico vivo más importante cumple 80 años. Lo celebra con una exposición única con especial protagonismo para sus icónicos cuadros de piscinas: fiesta de luz y agua, fruto de un trabajo metódico. 
El joven artista criado en una ciudad industrial inglesa, donde la expresión  de su homosexualidad encontraba incontables limitaciones, llegó en los años sesenta a Los Ángeles.
El sol de California cambió su vida y transformó el mundo de la pintura. Al borde de una piscina nació uno de los más grandes artistas contemporáneos.
David Hockney, es probablemente el artista vivo más importante. Acaba de cumplir 80 años y para celebrarlo el Centro Pompidou de París le rinde homenaje con la mayor retrospectiva de su obra organizada hasta ahora. 
En colaboración con la Tate Britain y con el Metropolitan Museum de Nueva York, tenemos la ocasión de ver  de ver más de 160 pinturas, fotografías, dibujos,  grabados y videoinstalaciones.
No faltan algunas de sus obras más emblemáticas, como la serie de los años sesenta dedicada a las piscinas, que fue el origen de su reconocimiento internacional.
Los cuadros de gran formato realizados a su llegada  a Los Ángeles descubren no sólo un mundo lleno de luz, sino también el sueño de una California  donde puede expresar con libertad su homosexualidad.
Protagoniza las sala de las piscinas su cuadro icónico El gran chapuzón de 1967, una de sus obras maestras y también del arte moderno.
Son imágenes alegres y de una intensidad cromática casi irreal que parecen sacadas de una portada de un disco.
St George´s English Academy
Sus piscinas siguen siendo universalmente populares. Acompañan a los lienzos algunas de las fotografías que tomaba Hockney del agua, cuyo movimiento estudiaba sin cesar, así como el movimiento de la luz sobre la superficie de la piscina y que le servía para  conseguir esas imágenes tan realistas.
Hockney  es un trabajador incansable, detrás de cada obra hay una enorme reflexión sobre su composición. 
Igualmente importante son sus cuadros inmensos de dobles retratos. La exposición llega a su obra de los años 2000 con retratos dibujados en el iPad, imágenes  de gran virtuosidad gráfica y que demuestran  el interés  que siempre ha tenido por las máquinas que producen  imágenes, como el fax, la fotocopiadora, o la tableta.