Deusto centro de idiomas Cambridge english exam preparation centre

St George's English Academy/ Blog

FUTBOL Y COVID

miércoles, 9 de diciembre de 2020
FUTBOL Y COVID
 El fútbol profesional se prepara para tiempos duros. La crisis provocada por la irrupción de la Covid-19 afectará mucho más a los clubs poderosos que a los modestos, cuyas economías se basan en los derechos de televisión, que no peligran mientras se siga jugando. La bajada de los ingresos esta estimado entre la temporada pasada y la actual en unos 4.000 millones de euros, lo que supone una caída del negocio en torno al 11%.
 
El campeonato español es uno de los que más ha sufrido en esta crisis. La Liga se empeñó en terminar la temporada pasada y lo logró cuando pocos lo esperaban. Mucho de ese logro tiene que ver con el empeño de su presidente, el controvertido Javier Tebas, uno de los partícipes de los Pactos de Viana, un acuerdo entre La Liga, la Federación Española y el Consejo Superior de Deportes (CSD).
La Liga tiene una estimación del coste en la merma de ingresos de la temporada pasada y la actual. Tebas habla de una pérdida de entre 500 y 600 millones de euros (mil millones en el peor de los casos), dependiendo de muchos factores. Uno de ellos, y no precisamente el menor, es que pueda existir la vacuna a fines de este año o comienzos del siguiente, algo que está muy vinculado a la vuelta del público a los estadios, una posibilidad a la que el Gobierno se muestra muy renuente y que Tebas cree posible a partir de enero o febrero.
Futbol y Covid
La patronal entiende que el fútbol español está en una mejor posición económica y con mejores instrumentos que cuando estalló la crisis del 2008. Los clubs se refieren a la venta centralizada de los derechos de televisión, que garantiza a los modestos un mínimo de 40 millones por temporada.
Con todo, Tebas no se anda con chiquitas. Su previsión es que los clubs esta temporada tengan que recortar 400 millones de masa salarial ante una caída del negocio estimada del 13%. Esto ya se está viendo en el mercado de fichajes, cuya ventana de mercado se cerró el 5 de octubre y que ha sido un 50% menor que en la temporada pasada. En la última los clubs españoles ficharon por unos 1.300 millones de euros; en esta van por los 300 a falta de tres semanas para el cierre.
Entramos en vacas flacas después de once años de crecimiento ininterrumpido. “Ya no se habla de quién gana más dinero sino de quién pierde menos. Se trata de preservar el modelo de negocio”, dicen en la Liga.
Aquí no se escapa nadie. Los clubs modestos han tenido que acudir a los ERTE y los poderosos han pedido a sus plantillas que acepten de mejor o peor grado una rebaja de sueldos obligada ante la reducción del venta de entradas, los activos que da el merchandising de sus tiendas y museos o la ausencia de las giras de verano.
Como nuestra visión de futbolistas profesionales suele ser uno de jóvenes millonarios no creo que el público siente una empatía fuerte con los profesionales de los clubes grandes pero, como es habitual, son los más humildes que están sufriendo más con COVID. Al final ser un jugador profesional de futbol modesto es parecido a ser cualquier profesional en ERTE.

Y ¿qué hay de nuestro querido Athletic club? El juego pobre de esta temporada es, en parte, por culpa de Covid y de no tener el jugador 12 en las gradas de San Mames.